El pasado mes de Junio estuve en el Roblón de Castiello en la boda de estos dos guapos que vais a ver en este página. Todas las bodas son emocionantes, lo sé, pero con ellos conecté especialmente, algo que se nota en las fotos que vais a ver aquí.

Ha sido una boda emotiva, emocionante, sin tiempo para respirar pero que disfruté muchísimo. Willy se visitó en la casa de sus padres, en el barrio de Somió, en Gijón. Allí creció y estaban los recuerdos de su infancia, por lo que era el mejor lugar para prepararse con su familia. En cambio Jennifer, se vistió en un hotel próximo a la playa de San Lorenzo, allí, con unas vistas privilegiadas a Gijón, se preparó con sus amigas de toda la vida.

La ceremonia se hizo en la pequeña iglesia de Deva, una capilla que me gusta mucho por donde está ubicada, por su tranquilidad y buena luz para fotografiar momentos tan importantes. Posteriormente nos trasladamos hasta el Roblón de Castiello, que decorado de manera muy cuidada, con flores, luces, hacían de éste, un lugar privilegiado.

Volviendo a la decoración floral, algo que me gustó en todo momento ha sido a cargo de Doña Cúrcuma, con la que llevamos trabajando años y siempre nos enamora más. Por otro lado, mención especial a la fiesta, momento que se vivió al máximo y que disfruté un montón con el ambiente que hubo.


Si te ha gustado y te gustaría que contase tu historia, me encantaría conoceros para saber más de vosotros. Pulsa aquí y di hola para comenzar ahora vuestra propia historia.